Presión de Aire

Mantener correctamente sus neumáticos constituye una necesidad primordial. El aire es totalmente gratuito, y el mantenimiento de la presión correcta de los neumáticos es el principal secreto para que sus neumáticos gocen de una vida útil más larga. La principal causa de daños en un neumático es una presión de inflado incorrecta. Una vida útil más larga y, como consecuencia, un excelente rendimiento durante más tiempo, reportan indudables beneficios económicos, al evitar cambios de neumáticos y reducir el consumo de combustible. Además, una presión de inflado correcta mejora la maniobrabilidad de su automóvil y reduce la distancia de frenado. Un chequeo mensual es suficiente para mantener una presión de inflado correcta. Es una forma rápida y eficaz de mantener el buen estado de sus neumáticos y es importante para su propia seguridad. La adecuada presión de inflado asegura el máximo rendimiento kilométrico de su neumático.
Las presiones insuficientes causan:
-Aumento en el consumo de combustible
-Sobrecalentamiento del neumático
-Pérdida de kilometraje
-Fatiga prematura en la estructura

Las presiones excesivas causan:
-Rupturas en la estructura
-Desgaste irregular en los hombros
-Pérdida de kilometraje
-Incomodidad al conducir
-Menor adherencia al suelo
-Desgaste irregular y prematuro

La baja presión desgasta anormalmente a la banda de rodamiento, porque solamente se apoyan los bordes sobre el suelo. Además, el neumático se flexiona más y como consecuencia se calienta demasiado. Recuerde: El calor es el peor enemigo de los neumáticos. Cuando el neumático trabaja con la presión y carga recomendadas, presenta un máximo de superficie de apoyo y se reduce el calentamiento.

Alineación

Se dice que un vehículo está correctamente alineado cuando todos los componentes de suspensión y dirección están sincronizados, y todas sus ruedas y neumáticos se presentan paralelos al vehículo y entre sí. Bajo esta condición se producirá un desgaste uniforme de los neumáticos y se asegura también un control preciso de la dirección. Una alineación es necesaria cuando se cambian los neumáticos, si observa un desgaste prematuro irregular, después de fuertes impactos en obstáculos o baches, cuando el vehículo presenta tendencias a la deriva ("tira" hacia un lado) o inestabilidad, y cada 10.000 kilómetros.

Balanceo

Los neumáticos bien balanceados contribuyen a un mayor confort de marcha y se aseguran una mayor vida útil. Los neumáticos mal balanceados pueden generar vibraciones, cuyas consecuencias son una mayor fatiga del conductor, desgaste prematuro y desparejo de los neumáticos y un desgaste mayor del sistema de amortiguación del vehículo. « Volver Los neumáticos deben ser balanceados cuando son montados en las llantas por primera vez (neumáticos nuevos), o cuando son remontados luego de ser reparados. Además, deben ser rebalanceados ante la primera señal de vibración o cada 10.000 kilómetros. Si problemas de vibración no se eliminan con el balanceo, debe revisar la alineación y/o el sistema de suspensión. Un balanceo y una alineación correctos contribuyen a un desgaste parejo de los neumáticos.

Rotación

Los neumáticos delanteros realizan un trabajo diferente al de los traseros. Por ejemplo, los neumáticos delanteros mantienen la dirección del vehículo, están sujetos a diferencias mecánicas de la dirección, cuando se frenan sufren el empuje del vehículo, etc. Los traseros son los que en general reciben la tracción, en las curvas tienden a deslizarse, etc. Además, la carga del vehículo suele ser asimétrica, por ejemplo al transportar muchas veces una sola persona. Es necesario rotar las ruedas para lograr un desgaste uniforme en todos los neumáticos del vehículo. Esto permite asegurar el máximo rendimiento kilométrico. Consulte el manual de su vehículo por las recomendaciones del fabricante para la rotación. Si no hay indicaciones al respecto, rote los neumáticos cada 10.000 kilómetros. Si se trata de neumáticos radiales, se recomienda no invertir su sentido de rotación al cambiarlos de posición. Tenga en cuenta los esquemas de rotación de neumáticos según su tipo (radiales o convencionales). Asegúrese que al rotar los neumáticos se ajustan las presiones de los mismos a los valores correspondientes según su posición.

Diagnóstico

¿Cómo puedo anticiparme a los problemas?
Es de gran importancia poder captar los síntomas que indican futuros problemas con los neumáticos. De esta manera podrá proteger su inversión y especialmente evitar riesgos severos para Usted y para terceros al conducir su vehículo.
Vibración y/o deriva
Síntomas que pueden advertirse fácilmente son las vibraciones y la deriva. Una deficiencia en la alineación y/o en el balanceo de las ruedas puede ser la causa probable del problema. Si no se corrige de inmediato, causará un desgaste prematuro a los neumáticos y al sistema de amortiguación del vehículo. En casos extremos podría derivar en la pérdida de control del vehículo.
SOLUCIÓN: ALINEACIÓN Y BALANCEO

Desgaste
Los elementos de la banda de rodamiento adoptan un aspecto similar a los dientes de una sierra, gastados y redondeados de un lado y afilados del otro. Esto ocurre cuando no hay una correcta alineación, por lo que el neumático sufre un arrastre contra el suelo y desgasta más un lado que el otro (dependiendo del sentido de la desalineación). SOLUCIÓN: ALINEACIÓN
La banda de rodamiento presenta zonas alternadas de mayor desgaste con forma de olas que la atraviesan diagonalmente. Este defecto se produce como consecuencia de un desbalanceo del conjunto rueda-neumático. SOLUCIÓN: BALANCEO

Desgaste en uno de los lados
La aparición de un mayor desgaste desde el centro hacia uno de los lados del neumático implica que el mismo no se apoya sobre el suelo con toda su superficie. En general el problema en estos casos suele ser la llamada "comba" de la rueda con respecto al eje. Aunque la rueda esté correctamente alineada con el sentido de desplazamiento del vehículo, no está alineada en sentido vertical. Presenta un ángulo (hacia afuera o hacia adentro) que desgasta el neumático irregularmente. SOLUCIÓN: CORRECCIÓN DE COMBA

Desgaste en ambos lados
Si su neumático presenta esta característica, podría tener menor presión de inflado que la recomendada. Esta situación reduce la vida útil de la banda de rodamiento debido al desgaste excesivo en los hombros del neumático. Además, se genera una cantidad excesiva de calor que reduce la duración del neumático y puede generar una falla del mismo. Por último, incrementa el consumo de combustible debido a una mayor restistencia a la rodadura. Revise sus neumáticos regularmente para asegurar una correcta presión de inflado. Recuerde que un desgaste irregular también puede ser causado por desalineación o por problemas mecánicos.
CAUSA PROBABLE: BAJA PRESIÓN DE INFLADO